El Perú es el país de la sospecha

Presto a discusión de si los géneros, la canción o el documento fotográfico, Maurizio Medo reaparece en Lima con nuevo libro: Homeless’s Hotel, el mismo que ve la luz gracias a una coedición de Tribal & Cascahuesos y que ha sido presentado en el marco del III Festival de Poesía de Lima.

 Entrevista por J.

Imagen

¿Hace cuánto que no publicas un libro en el Perú, qué tal la experiencia?

Si dejo de lado una edición bamba que cierto editor hizo de Manicomio así como el Sparagmos, que más que nuevo es un recopilatorio, no publico desde Limbo para Sofía, que fue en el año 2003, es decir casi una década. La experiencia, como toda experiencia editorial, ha sido enriquecedora y sufrida. Enriquecedora porque ahora puedo entender por qué algunos amigos me decían: “no publiques en Lima”. Hay una informalidad esperpéntica. Al margen de ello no me puedo quejar, Homeless’s Hotel aprobó todos los castings y hubieron 4 sellos interesados en su publicación. El problema es que, al no vivir en Lima, yo necesitaba de uno que me garantice poder demostrar su existencia (a través de una adecuada distribución) y la única capaz de garantizarme aquello fue la alianza de los sellos  Cascahuesos  y Tribal. Convencieron, sin embargo, hay que decirlo: editar en el Perú es algo heroico.

Lee el resto de esta entrada »

Esto es serio…

12 noviembre 2012

Comentarios en torno a la publicación de Homeless’s Hotel, el nuevo libro de Maurizio Medo

Por: J.

A estas alturas, reflexionando sobre las impresiones del viaje literario que hice con Homeless’s, recuerdo que hablamos su autor y yo del libro, en más de una ocasión, entre sonrisas, lo que hoy me resulta chocante.

Lee el resto de esta entrada »

Rara nota

23 julio 2012

Undefined, de Joel Hoekstra

Por: J.

A menudo, ante discos de música instrumental que lucen en combinación elementos de jazz, funk y rock, entre otros, el decir que se trata de trabajos experimentales, nace de la necesidad por salir del apuro, en el común afán por clasificar la obra, y no de un impulso auténtico, resultado de un análisis serio, sin pretender, por supuesto, armar ningún canon.  En el caso de Undefined, de Joel Hoekstra (bicho raro y poco popular en nuestro medio), la palabra experimental nos nace con una sonrisa: este extraordinario guitarrista asume auténticos riesgos con sus particulares conceptos de fusión y –lo que es poco común – humor, en un balance que debe mucho a la forma en que hace pervivir en sus temas el sello de sus maestros de los setenta (desde Jeff Beck hasta los Return to forever), a través de un lenguaje musical de virtuosismo atrevido, producto de una evolución de carácter más bien reciente, muy agresivo.

Lee el resto de esta entrada »

Gran asomo

3 julio 2012

River – The Joni letters, de Herbie Hancock

Por: J.

En 2008, luego de 44 años, el premio Grammy a mejor álbum del año fue a parar a manos de un músico de Jazz.  Herbie Hancock fue protagonista, como lo fuera en su momento Stan Getz con Getz / Gilberto, tras el fenómeno global de The girl from Ipanema, de un raro momento: de pronto, el público más amplio atento a este tipo de ceremonias, se hallaba tentado de oír, en caso de no haberlo hecho todavía, un disco no rockero, en modo alguno, y de disfrutar contento, en caso de haber tenido antes el gusto, del trabajo de un mítico pianista, rindiendo homenaje, ni más ni menos, que a la formidable Joni Mitchell.

Lee el resto de esta entrada »

A propósito de los Relatos reunidos, de Clarice Lispector

Por: J.

Hablábamos de escritores latinoamericanos, cuando uno de mis amigos me preguntó por mi narradora preferida de por estos lares.  No me detuve mucho a pensarlo; no me pareció necesario: Clarice Lispector, le dije; apenas terminé de leer su Lazos de familia, volé a hacerme de sus Relatos reunidos, que son una maravilla.  Recuerdo que leí aquél, el segundo libro de relatos de la Lispector, el primero de ella que tuve en mi poder, tras disfrutar de una larga sucesión de obras maestras nuevas para mí, así que cuando le tocó el turno a Lazos de familia me pregunté, a pesar de la enorme fama de su autora, si no sería mejor postergarlo, de modo que pudiera apreciar el brillo de su obra a plenitud, sin tener, tal vez, que atravesar la sombra que esos otros grandes probablemente le harían.  Ahí estaban la Porter, Lawrence y Buzzati, entre otros.  Finalmente, sin embargo, me sumergí en sus páginas, tras un suspiro: A nada de ventajas…

Lee el resto de esta entrada »

Gigante

25 marzo 2012

Los reconocimientos, de William Gaddis

Por: J.

Un producto de más de siete años de trabajo.  Una novela nada sencilla de leer, que ya a primera vista, demuestra que debió ser muy, pero que muy difícil de componer.  Un tocho de más de novecientas páginas en su primera edición en inglés, y de mil noventa y cinco en la disponible a la fecha en español, a cargo de Alfaguara.  Un proyecto que completara William Gaddis (EE.UU., 1922-1998) a los veintisiete años y que le tomara seis más para conseguir un editor que asumiera el riesgo de publicarlo.  Los reconocimientos, la obra de que hablamos, vería la luz en 1955 y sería recibida por la crítica de su país, sobre todo, como una obra difícil -al punto que dicho calificativo se convertiría casi una marca registrada para referirse, muchos años después y aún hoy, a ella -; pero fue tomada, también, y por muchos, como una novela fallida, ahogada en su propia desmesura.

Lee el resto de esta entrada »

De casa…

15 marzo 2012

Vida a plazos de don Jacobo Lerner, de Isaac Goldemberg

Por: J.

Hace unos años, el National Yiddish Book Center de los Estados Unidos hizo pública una lista con los ciento un títulos más importantes de la literatura judía moderna, según la selección de un jurado especializado conformado para tal propósito.  Se trata, claro, de una lista impresionante.  El que para su elaboración hayan sido preferidas las obras en se retrata de manera especial el modo de vivir judío, al punto que se pueda hablar de tal, distinguiendo a sus protagonistas de los de las demás comunidades con que interactúan, ya sea en Europa, Estados Unidos o Sudamérica, no resta mérito a sus resultados: cada una de las obras brilla con luz propia y se cuenta en una u otra selección de lo mejor de la Literatura Universal.

Lee el resto de esta entrada »

Unos cuantos

10 marzo 2012

Hace no mucho, famosos

Por: J.

Hace un tiempo -no demasiado si consideramos esa escala en la que los ciclos los marcan las apariciones de nuevos gigantes literarios -, autores como Graham Greene y Anatole France eran aclamados como consagrados exponentes de un arte que, a su estilo, apreciábase cercano a lectores de todo tipo, seduciendo a miles de éstos alrededor del mundo.  Eran muchos los que pregonaban sus nombres  ante la Academia Sueca, y otros tantos los que celebraron, cuando fue el caso, que ésta le diera el atronador Nobel a su favorito.  Hoy, sin embargo, ellos, al igual que muchos otros viejos maestros, han quedado en el olvido y la lectura de sus obras es deleite tan sólo para los pocos aficionados que buscaron guiados por el eco de su fama, casi extinta.

Lee el resto de esta entrada »

Sensacional

18 febrero 2012

El día del juicio, de Salvatore Satta

Por: J.

Hace ya buen tiempo, unos amigos en cuyo criterio confío mucho, me dijeron que El día del juicio de Salvatore Satta (Italia, 1902 – 1975), era una novela fenomenal y que era una lástima que por entonces fuera tan difícil de encontrar.  La habían leído todos en la primera edición de Anagrama.  Hoy, gracias a la iniciativa de Jorge Herralde, nos es posible, a un público mayor, nuevo, hacernos de esta maravillosa obra bajo una nueva presentación de la misma casa editorial.  Su reaparición  en la colección Otra vuelta de tuerca, en la que figuran otros títulos recomendables como El rey de las Dos Sicilias –del cual escribí antes en este mismo blog – y Mi padre y yo, entre otros, es, sin duda, un acontecimiento digno de vocear en provecho de todos los amantes de la gran Literatura.

Lee el resto de esta entrada »

El lujo de otro maestro

9 febrero 2012

Diario de una mujer adúltera, de Curt Leviant.

Por: J.

Me hice de Diario de una mujer adúltera luego de leer el comentario que le dedicó el genial Saul Bellow: “He leído la novela de Curt Leviant de un tirón… He saboreado cada peripecia de la intriga… Este libro está escrito con infinito tacto, sensibilidad y elegancia”.  Es cierto que la novela está dedicada precisamente a este ganador del premio Nobel, pero sería errado suponer que entre ambos maestros se dieron tratos como los típicos de algunos otros colegas suyos en las tierras del norte, y, sobretodo, por estos lares; basta recordar lo crítico que fuera el propio Bellow con Philip Roth a propósito de la publicación de su Me casé con un comunista.  No, como en tal caso, se trata de un ejemplo de franqueza.  Pero si lo dicho por el legendario autor de Herzog sobre la excelente novela de Roth resulta –yo así lo creo – harto discutible, sus elogios para con el trabajo de Curt Leviant (Austria, 1932) lucen claramente su justicia y, de hecho, con ellos coincidirán, por su entusiasmo, los de cualquier lector que caiga en sus páginas.  (Digo “caiga”, porque quien empiece la lectura de Diario… difícilmente podrá soltar el tocho hasta dar vuelta a su última página, presa de su hechizo.)

Lee el resto de esta entrada »