Gran asomo

3 julio 2012

River – The Joni letters, de Herbie Hancock

Por: J.

En 2008, luego de 44 años, el premio Grammy a mejor álbum del año fue a parar a manos de un músico de Jazz.  Herbie Hancock fue protagonista, como lo fuera en su momento Stan Getz con Getz / Gilberto, tras el fenómeno global de The girl from Ipanema, de un raro momento: de pronto, el público más amplio atento a este tipo de ceremonias, se hallaba tentado de oír, en caso de no haberlo hecho todavía, un disco no rockero, en modo alguno, y de disfrutar contento, en caso de haber tenido antes el gusto, del trabajo de un mítico pianista, rindiendo homenaje, ni más ni menos, que a la formidable Joni Mitchell.

¿Qué de sorprendente hubo en que Herbie rindiera un homenaje a Joni, en cuyos discos, antes lució también su talento? ¿Debería habernos sorprendido que lo hiciera ahora, cuando ya casi nadie hablaba de la genio canadiense? Y, ¿era real la sorpresa de tantos comentaristas ante el anuncio de la premiación, tomando en cuenta, además, que participaron en el disco, junto con la propia homenajeada, Norah Jones, Tina Turner, Corinne Bailey, Luciana Souza y Leonard Cohen, interpretando los temas de la Mitchell, en una actualización brillantemente producida, con sabor a jazz, aunque sin dejar de lado la magia de las versiones originales… tan al estilo creado por y para Joni, por ella misma?… Sí… No…

Las buenas noticias son mejores cuando remontan lo típico, claro, y es así, a pesar de que en ocasiones como ésta, resulten también de un movimiento contrario al ideal: Hancock suena bien en esta etapa suya más comercial, bastante bien.  No fue el público el que lo buscó.  Él lo encontró poniéndole en bandeja un repertorio que, desde luego, invita a placeres más exquisitos todavía.

Componen este álbum diez temas, cuatro de ellos instrumentales, dos de los cuales no pertenecen a Joni: Solitude  de Duke Ellington y Nefertiti de Miles Davis, que sirven más bien como puente entre el género originario de Hancock y la obra de la Mitchell.  En los temas cantados, las interpretaciones vocales resultan cuando menos seductoras, para merecer devotas venias en los casos particulares de la propia Joni y Mr. Cohen, narrador a su turno de una letra formidable.  Acompañando a Herbie, en un Instrumental dream team, Wayne Shorter al saxo, Dave Holland con el bajo y Vinnie Colaiuta a la batería hacen un estupendo trabajo; menos destacable es el de Lionel Loueke como guitarrista, pero claro, en comparación al de los otros maestros.  Para que se hagan una idea…

Mejor oír, retroceder un par de años en el tiempo y preguntarnos de nuevo: ¿acaso este álbum no era favorito? Provecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: