Maurizio Medo sobre Homeless’s Hotel

22 noviembre 2012

El Perú es el país de la sospecha

Presto a discusión de si los géneros, la canción o el documento fotográfico, Maurizio Medo reaparece en Lima con nuevo libro: Homeless’s Hotel, el mismo que ve la luz gracias a una coedición de Tribal & Cascahuesos y que ha sido presentado en el marco del III Festival de Poesía de Lima.

 Entrevista por J.

Imagen

¿Hace cuánto que no publicas un libro en el Perú, qué tal la experiencia?

Si dejo de lado una edición bamba que cierto editor hizo de Manicomio así como el Sparagmos, que más que nuevo es un recopilatorio, no publico desde Limbo para Sofía, que fue en el año 2003, es decir casi una década. La experiencia, como toda experiencia editorial, ha sido enriquecedora y sufrida. Enriquecedora porque ahora puedo entender por qué algunos amigos me decían: “no publiques en Lima”. Hay una informalidad esperpéntica. Al margen de ello no me puedo quejar, Homeless’s Hotel aprobó todos los castings y hubieron 4 sellos interesados en su publicación. El problema es que, al no vivir en Lima, yo necesitaba de uno que me garantice poder demostrar su existencia (a través de una adecuada distribución) y la única capaz de garantizarme aquello fue la alianza de los sellos  Cascahuesos  y Tribal. Convencieron, sin embargo, hay que decirlo: editar en el Perú es algo heroico.

Se cree que es más difícil poder tener acceso a las editoriales del extranjero.

Me corrijo: editar un libro –que no sea de autoayuda- es algo heroico. Yo creo que la obra misma, la perseverancia en ella  te garantiza ese acceso. He publicado algunos títulos en Chile, México, Ecuador y la única credencial que he tenido ha sido mi propia escritura. Como decía Cisneros “no tenemos moneda de cambio”, ni un festival ni un premio para sospechar de trueques.

A estas alturas es probable que muchos de tus lectores crean tener claro en qué ha consistido tu propuesta hasta el momento.  Pero, ¿podrías decírnoslo tú mismo?

No sé si tenga o no “lectores”, entendidos como un público cautivo de acuerdo con las leyes (que no existen) de un mercado (que tampoco existe). Mi escritura –en donde coexiste la poesía con el relato y el ensayo- podríamos considerarla como la puesta en duda de un idioma a través de  una generación de nuevos sentidos, esto a través de un jam en donde se celebran una serie de corifeos, polífonos,  tanto en su voz como en sus tipografías. Es un poner en duda al lenguaje, y al género desde donde se manifiesta ese lenguaje. Si hubiera una trama esta ocurre en lo que va ocurriendo, valga la redundancia,  dentro del lenguaje. Mi trabajo, más que “artístico”, de acuerdo con los criterios y las categorías tradicionales, es más bien, artesanal. Se construye a través de una serie de niveles de pensamiento hasta aparecer refundidos en una capa –en una densidad. Cada capa, cada sedimento lingüístico, cada densidad sobreviven a las convenciones establecidas por un idioma.. y en el caso específico de “Homeless’s Hotel, por un género.

Imagen

Ya tras una primera lectura de Homeless’hotel queda claro que estamos ante un texto que va más allá, digamos, del rango típico de propuestas de poesía en nuestro medio, no sólo en cuanto al formato, si no a su extensión –para no hablar de la profundidad -; no se trata de una colección de poemas… Me atrevo a decir que nos hallamos ante una narración poética.  ¿Consideras que podemos ver en el volumen de tu trabajo y el ritmo que asumes para exponerlo, un síntoma de cambio en tu propia visión de la poesía?

Yo no creo que, cuando hablamos de poesía, se deba forzar la palabra “cambio”, hablaría, más bien, de desplazamientos –se sobreentiende que del discurso. Y efectivamente, en Homeless’s… se dio uno en donde el poema ha sido desencerrado –si no destruido-  de su estructura tradicional.  ¿Una narración poética? Sí, una en donde ya no hay verseo sino en donde, más bien, la escritura –salvo por algunas ínsulas (las del Cuaderno)- aparece totalmente horizontalizada, y por momentos apoyada en un soporte gráfico paratextual. ¿Hay acontecimientos? Los hay, se narran, son las máscaras utilizadas por el lenguaje para poder existir –y para poder destruirse, o cuando menos desestructurarse. Yo puedo contarte la trama del libro, su “había una vez”: hay un hotel, en ese hotel hay un personaje que padece el Síndrome Rayment. Conoce a dos nórdicos, un coreano, una antropóloga norteamericana y un entomólogo chino quien encuentra una explicación de los hechos del Perú –un país y, al mismo tiempo, un hotel, pues así se llama –  en los patrones de conducta de las abejas melíferas –un soslayado homenaje a Maetterlink- y, sin embargo, al “contar” la trama”, ¿puedo pretender que entiendas lo que “ocurre” dentro del libro? No. La razón es simple: el gran protagonista es el lenguaje y, en este caso, el lenguaje girando alrededor de ciertas nociones sociológicas, básicamente desarrolladas alrededor de la interculturalidad y las teorías del postcolonialismo.

 Tenemos al hombre como héroe, las circunstancias, el medio, la patria, tenemos el viaje, a través del espacio y del tiempo.  ¿Te animarías a hablar de un poema épico?

No lo sé, yo creo que lo escrito, si tuviera que definirse constituye un pretexto para realizar un replanteamiento de los géneros ¿no? Pudieron ser solamente “poemas”, pudieron ser solo ¿crónicas?, ¿fragmentos?, pero, ya ves tú, el “libro” de “poemas” está dentro de otro el cual, probablemente, debiera ser llamado como un “artefacto”.

¿En qué medida las referencias a otros textos delatan – o celebran – la influencia de grandes narradores en tu poesía?

Hay presencias “vivas” dentro del libro, es indudable (Joseph y Philip Roth, Coeetze, Maalouf, Sebald), lo que me pregunto es si, necesariamente, debemos asumir un diálogo como influencia. Y no es que uno reclame para sí la “dignidad de lo original”. Es imposible serlo.

Y, con todo lo dicho, ¿haciendo poesía, eso sí, narras o no?

La poesía es el pretexto de la narración. Si leemos esos “poemas” es, en la trama de Homeless’s Hotel, debido a una intromisión, me refiero al hecho de que Deborah Canofworms haya leído, sin ningún consentimiento, el cuaderno que venía escribiendo el ¿héroe?. Leemos lo que ella, como si una cámara subjetiva se hubiera aproximado.  Desde el momento en que te puedo comentar este detalle ya estoy apuntando a la existencia de una fábula dentro del libro.

Arriesgándonos: ¿Qué es Homeless’hotel?

El espacio en el que se ha desarrollado un tramo más de mi escritura.

Este desarrollo (cambio) en el aliento y estilo de tu obra ¿ha llegado con Homeless’Hotel a un punto culminante a partir del cual empezar con algo distinto, o es parte de una ruta que pretende más en la misma dirección?

Actualmente estoy en otro proyecto y, créeme, no tengo la sagacidad ni la perspectiva necesaria para hacer un diagnóstico sobre el Homeless’s…. aún no sé qué significación tenga para mi obra. Finalmente, todo libro es parte de un tránsito.

Claro que el oficio de escritor es solitario, pero como parte de tu generación, ¿te sientes solo en el proceso de tu evolución? La pregunta se impone luego de leer una declaración tuya: “Los diez peores años de la poesía en toda la historia ha sido la poesía de los noventa en Lima”

No creo que nadie pueda reclamar para sí tener el sambenito de Crusoe. Mi generación, ha sido una de las más golpeadas, lo he dicho muchas veces: somos hijos la crisis, de la hiperinflación, de la violencia política. Crecimos entre mares de cadáveres y, creo, digo yo, los libros que publicamos se constituyeron en las partituras para poder reinterpretar la vida. La sensación de soledad tal vez me invada por el hecho de no estar en mi ciudad. Hace unas semanas Yrigoyen bromeando me decía: “pero tú ya estás considerado en el Frente Sur” –haciendo referencia al hecho de que vivo en Arequipa, ya casi una década. Sin embargo para los del “Frente Sur” sigo siendo un “poeta de Lima”. Con respecto a la idea de la “peor poesía” conviene aclarar algunos puntos. El primero, y esto es para mí algo obvio, están sus excepciones –y no considero como “de los 90” a algunos autores transgeneracionales como Frido Martin, Willy Gómez, José Pancorvo o Rafael Espinosa ni tampoco a otros borde del 2000 (José Carlos Yrigoyen o Jerónimo Pimentel) Al hablar de excepciones se me ocurren, por ejemplo, los nombres de Montserrat Álvarez, Victoria Guerrero, Luis Fernando Chueca, Lorenzo Helguero, Alberto Valdivia…. aparte de ellos, me parece que en los años 90, las escrituras –muy abundantes, por cierto, quizá demasiado- se desarrollan sobre lo que se escribió años atrás sin mostrar ningún tipo de intervención, ¿no?, la escritura devino laxa y adormecida. Es provincialista, en el sentido poundiano.

Imagen

¿Por qué publicar en Lima ahora?

Porque se dio así. Homeless’s Hotel, lo comentábamos, es un libro  que aparece con la “nacionalidad mexicana”, inscrita en su partida. Eso se postergó. Inicialmente había pensado en publicarlo en el país el año próximo -25 años después de mi primer libro- pero una cosa llevó a la otra. Era “necesario”, estamos ante un libro que habla del Perú.

Tenemos un lugar y momento para la publicación de Homeless’Hotel, pero ¿a qué momento y el lugar corresponde el libro?

El lugar es un hotel imaginario situado “en las costas desnudas de Lima La fatal”. Para bien o para mal, sea ajuste o homenaje, tenía esa deuda pendiente con mi ciudad. Recuerdo esa película de Tornatore, La leyenda de 1900. En ella el personaje, quien ha estado toda su vida en altamar decide bajar a tierra con un único propósito: poder oír la voz del mar. Para oír la voz de Lima tenía que alejarme, el resultado está en lo que leemos. No creo que el libro pertenezca a “un momento” creo, más bien, que se refiere a una situación que no ha variado en los últimos 30 años ni con los emprendedores ni con el boom gastronómico, el Perú es el país de la sospecha, Lima su capital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: