Alberto Valcárcel: Al otro lado de la orilla

Por Verónica Arze R.

 

            Una tarde cualquiera nos sorprendió con tu cuerpo y tu corazón dormido.  La viste ocultarse entre las luces  y las sombras diagonales que aún atraviesan la persiana de tu cuarto, la buscaste con la ilusión de un niño que juega a las escondidas con su madre, soplaste su nombre como las páginas de un libro y terminaste atrapando en tus ojos ya incendiados la imagen de tu amada Maruja Acuña.

 

 

  Lee el resto de esta entrada »

Anuncios