A propósito de los Relatos reunidos, de Clarice Lispector

Por: J.

Hablábamos de escritores latinoamericanos, cuando uno de mis amigos me preguntó por mi narradora preferida de por estos lares.  No me detuve mucho a pensarlo; no me pareció necesario: Clarice Lispector, le dije; apenas terminé de leer su Lazos de familia, volé a hacerme de sus Relatos reunidos, que son una maravilla.  Recuerdo que leí aquél, el segundo libro de relatos de la Lispector, el primero de ella que tuve en mi poder, tras disfrutar de una larga sucesión de obras maestras nuevas para mí, así que cuando le tocó el turno a Lazos de familia me pregunté, a pesar de la enorme fama de su autora, si no sería mejor postergarlo, de modo que pudiera apreciar el brillo de su obra a plenitud, sin tener, tal vez, que atravesar la sombra que esos otros grandes probablemente le harían.  Ahí estaban la Porter, Lawrence y Buzzati, entre otros.  Finalmente, sin embargo, me sumergí en sus páginas, tras un suspiro: A nada de ventajas…

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Gigante

25 marzo 2012

Los reconocimientos, de William Gaddis

Por: J.

Un producto de más de siete años de trabajo.  Una novela nada sencilla de leer, que ya a primera vista, demuestra que debió ser muy, pero que muy difícil de componer.  Un tocho de más de novecientas páginas en su primera edición en inglés, y de mil noventa y cinco en la disponible a la fecha en español, a cargo de Alfaguara.  Un proyecto que completara William Gaddis (EE.UU., 1922-1998) a los veintisiete años y que le tomara seis más para conseguir un editor que asumiera el riesgo de publicarlo.  Los reconocimientos, la obra de que hablamos, vería la luz en 1955 y sería recibida por la crítica de su país, sobre todo, como una obra difícil -al punto que dicho calificativo se convertiría casi una marca registrada para referirse, muchos años después y aún hoy, a ella -; pero fue tomada, también, y por muchos, como una novela fallida, ahogada en su propia desmesura.

Lee el resto de esta entrada »

De casa…

15 marzo 2012

Vida a plazos de don Jacobo Lerner, de Isaac Goldemberg

Por: J.

Hace unos años, el National Yiddish Book Center de los Estados Unidos hizo pública una lista con los ciento un títulos más importantes de la literatura judía moderna, según la selección de un jurado especializado conformado para tal propósito.  Se trata, claro, de una lista impresionante.  El que para su elaboración hayan sido preferidas las obras en se retrata de manera especial el modo de vivir judío, al punto que se pueda hablar de tal, distinguiendo a sus protagonistas de los de las demás comunidades con que interactúan, ya sea en Europa, Estados Unidos o Sudamérica, no resta mérito a sus resultados: cada una de las obras brilla con luz propia y se cuenta en una u otra selección de lo mejor de la Literatura Universal.

Lee el resto de esta entrada »

Unos cuantos

10 marzo 2012

Hace no mucho, famosos

Por: J.

Hace un tiempo -no demasiado si consideramos esa escala en la que los ciclos los marcan las apariciones de nuevos gigantes literarios -, autores como Graham Greene y Anatole France eran aclamados como consagrados exponentes de un arte que, a su estilo, apreciábase cercano a lectores de todo tipo, seduciendo a miles de éstos alrededor del mundo.  Eran muchos los que pregonaban sus nombres  ante la Academia Sueca, y otros tantos los que celebraron, cuando fue el caso, que ésta le diera el atronador Nobel a su favorito.  Hoy, sin embargo, ellos, al igual que muchos otros viejos maestros, han quedado en el olvido y la lectura de sus obras es deleite tan sólo para los pocos aficionados que buscaron guiados por el eco de su fama, casi extinta.

Lee el resto de esta entrada »

El lujo de otro maestro

9 febrero 2012

Diario de una mujer adúltera, de Curt Leviant.

Por: J.

Me hice de Diario de una mujer adúltera luego de leer el comentario que le dedicó el genial Saul Bellow: “He leído la novela de Curt Leviant de un tirón… He saboreado cada peripecia de la intriga… Este libro está escrito con infinito tacto, sensibilidad y elegancia”.  Es cierto que la novela está dedicada precisamente a este ganador del premio Nobel, pero sería errado suponer que entre ambos maestros se dieron tratos como los típicos de algunos otros colegas suyos en las tierras del norte, y, sobretodo, por estos lares; basta recordar lo crítico que fuera el propio Bellow con Philip Roth a propósito de la publicación de su Me casé con un comunista.  No, como en tal caso, se trata de un ejemplo de franqueza.  Pero si lo dicho por el legendario autor de Herzog sobre la excelente novela de Roth resulta –yo así lo creo – harto discutible, sus elogios para con el trabajo de Curt Leviant (Austria, 1932) lucen claramente su justicia y, de hecho, con ellos coincidirán, por su entusiasmo, los de cualquier lector que caiga en sus páginas.  (Digo “caiga”, porque quien empiece la lectura de Diario… difícilmente podrá soltar el tocho hasta dar vuelta a su última página, presa de su hechizo.)

Lee el resto de esta entrada »

Para este verano:

8 enero 2012

Algunos clásicos de antes del siglo XX

Por J.

Quien no haya leído todavía los grandes clásicos universales del siglo XIX y anteriores, debe saberse envidiado por quienes ya lo hicimos: sólo hay una primera vez y las emociones de la revelación son irrepetibles.  Por otra parte, el gusto que estas obras toman a su relectura constituye otro tipo de experiencia muy especial: ahí está para uno el sentido de frases que al principio pudieron parecernos solamente muy bien logradas y que ahora nos brindan además de aquel asombro, ahora renovado, una nueva visión de la obra completa, iluminando el camino también hacia nuestro interior para una reflexión más profunda, con nosotros más maduros y mejor dispuestos a reconocer lo mejor de lo leído.

Lee el resto de esta entrada »

Bienvenido:

7 enero 2012

Libertad, de Jonathan Franzen

Por: J.

En 2001, Jonathan Franzen (EE.UU., 1959) ganó el National Book Award con Las correcciones.  Aún antes de recibir el prestigioso galardón había sido reconocido por la mayoría de críticos de su país como el escritor más importante de su generación, junto a su amigo, el hoy fallecido David Foster Wallace.  El libro se vendió muy bien; de hecho, alcanzó cifras de ventas comparables a las de esos best sellers nada recomendables que rompen un récord tras otro en tiendas, y con ello, convirtió a su autor en una potencial leyenda, mientras generaba en el público las más altas expectativas para su próximo título.  Franzen hizo esperar al mundo nueve años por Libertad, su cuarta novela, la mejor hasta el momento, su cima creativa y, seguramente, uno de los mayores referentes de la literatura estadounidense en lo que va de este siglo.

Lee el resto de esta entrada »

Contundente

2 diciembre 2011

El sobre negro, de Norman Manea

Por: J.

Por lo común, los grandes autores que decidieron opinar sobre política, manifestar su postura intelectual sobre determinadas crisis sociales y situaciones de diversos pueblos, de tanto contradecirse, nos han hecho preferir concentrarnos en su obra, verdadero y justo motivo de su original fama.  Entre las contadas excepciones a esta generalización –odiosa como todas -, la del escritor rumano Norman Manea (Bucovina, 1936) destaca todavía más que aquellas que pudieran contarse con la suya –como, digamos, la de Amos Oz – porque reúne con el par reconocimiento a su gran talento como narrador y ejemplo de integridad, el de varios colegas suyos en el oficio, como autor contemporáneo de culto.

Lee el resto de esta entrada »

Un gigante perdido

24 noviembre 2011

Recordando a Harold Brodkey

Por: J.

De entre los varios autores de obras maestras que hoy se encuentran casi por completo en el olvido, es probable que ninguno se considerara a sí mismo tan espectacularmente talentoso e importante para la Literatura Universal como Harold Brodkey (EE.UU., 1930-1996).  No obstante, en su tiempo, las extravagantes declaraciones que hiciera sobre su persona -considerándose, por ejemplo, “el mejor y más genial escritor de todos los tiempos al Oeste de Marcel Proust” – tan sólo fueron rechazadas por, digamos, lo inadecuado de tal autoproclamación.  En realidad, buena parte de la crítica le adoraba y es probable que algunos de sus colegas escritores, si bien no del modo en que tanto alardeaba él que ocurría, le envidiaran por lo extraordinario de su trabajo.

Lee el resto de esta entrada »

Más allá

7 noviembre 2011

País imaginario, escrituras y transtextos, 1960-1979, de Maurizio Medo

Por: J.

Fue en Ecuador, específicamente en Quito, en un gran encuentro, y tuvo que ser ahora; cuando los sabores de los frutos recogidos son ya claramente reconocibles por su madurez.  Pero no se trata solo de una antología, la intención va más allá y en la forma en que ésta se ha logrado, radica lo mejor: se han abierto las puertas para la exploración, y de pronto una serie de propuestas ha quedado servida para los curiosos, interesados y, sobretodo, los amantes y seguidores de la poesía latinoamericana.  Bajo un mismo título: País imaginario, escrituras y transtextos, 1960-1979, el destacado autor peruano Maurizio Medo (Lima 1965) ha reunido muestras esenciales del trabajo de, digamos, toda una generación -su generación -, arriesgándose a apostar para el público una selección que, al momento, ya ha generado controversia.

Lee el resto de esta entrada »